CÓMO LIMPIAR TUS HOFF

Quita los cordones y lávalos, puedes hacerlo en la lavadora con el resto de tu ropa. Con un ligero cepillo de pelo frota con cuidado la zapatilla, puedes frotar con algo de agua y detergente suave pero únicamente sobre los materiales técnicos, nunca sobre los materiales de piel.

Tras esto déjalas secar (durante al menos 24 horas) y quita el exceso de humedad con papel higiénico, de cocina o una toalla.

Para evitar que las zapatillas se deformen ni encojan, haz bolas de papel y mételas dentro de las zapatillas para que mantengan la forma. Sácalas al aire libre, no utilices la secadora porque podrían dañarse.

No se recomienda introducir las zapatillas en la lavadora.

Un consejo, lo más importante es convertir la limpieza en un hábito frecuente. Eliminar las manchas lo antes posible es imprescindible para impedir que penetren en las fibras textiles y se conviertan en algo permanente. También es aconsejable protegerlas con papel secante o absorbente en su interior, especialmente si suelen llevarse sin calcetines, de este modo, la humedad desaparece y las zapatillas se deterioran menos.


No products

0 Producto(s)
0,00 € Total

Precios con IVA incluido

Acceder a la cesta